Es muy habitual que un mal día de trading pueda hacer tambalear los cimientos de nuestra operativa y sobretodo de nuestra confianza. Podríamos decir que el trading es una actividad más emocional que técnica, y por tanto saber como reaccionar ante determinadas situaciones negativas nos puede llevar un pasó más allá en nuestro aprendizaje.
 
Pero antes de comenzar, me gustaría matizar que entiendo como un “mal día de trading”. Desde mi punto de vista, un mal día de trading es aquel día en el que te has saltado tu plan. En función de la cantidad de normas que te hayas saltado y el impacto económico que le haya supuesto a tu cuenta, podrás considerarlo muy malo o menos malo, pero sin duda debemos tener en cuenta que siempre que no respetemos nuestro plan de trading, estamos hablando de un mal día de trading.
 
Como decía al principio, un mal día de trading puede echar por tierra el trabajo de días, semanas, meses, o incluso años, llevándote a quemar la cuenta de una forma muy fugaz. En ocasiones, no solo hay un mal día de trading sino que ese primer día arrastra a una serie de días consecutivos en los que se suceden una serie acontecimientos negativos (sobretodo de carácter emocional) relacionados con tu operativa y que provocan que entres en unas espiral autodestructiva que por un lado te impide dejar de operar, y por el otro provoca que tomes constantemente decisiones desacertadas.
 
¿Cómo identificar esos días?
 
Para identificar este tipo de malos días de trading podemos hacerlo mediante dos vertientes, la emocional y la técnica.
 
Emocionalmente somos nosotros mismos quien nos debemos dar cuenta. Un día en el que no tengas ganas de operar, estés nervioso por otro aspecto de tu vida, enfadado, eufórico, etc, son días en los que es mejor no operar. Tus emociones están muy alteradas y es posible que tomes decisiones precipitadas. Si no te sientes cómodo y tranquilo emocionalmente, ese día no operes.
 
A nivel técnico, he conversado con muchos traders y es común que este tipo de malos días de trading coincidan con días del mercado en rango. En los cursos de trading te suelen enseñar a cazar tendencias o subirte a ellas, anticipar giros, etc. Pero en pocos sitios se habla de como operar un rango, o sobretodo como no operarlo. ¿De verdad siguen valiendo algunos cursos de trading lo que se paga por ellos…? En otro momento hablaremos de ello.
 
Cuando el mercado esté en rango, nuestra operativa tiene que ser totalmente distinta a la que estamos acostumbrados. Y si no tenemos experiencia en este tipo de días, es mejor no operar.
 
¿Cómo parar esa dinámica negativa?
 
Tienes que tener un alto grado de autocontrol y disciplina para poder parar de operar en este tipo de días. En primer lugar, es importante que sepamos identificar este tipo de días. Una vez identificado, debemos ser fiel a nuestro plan de trading y tomar las entradas que se ajustan a nuestro plan (difícilmente encontremos alguna si nos encontramos en un rango).
 
Por otro lado, debemos ser muy estrictos con nuestra gestión del riesgo. Recomiendo poner un límite de operaciones perdedoras al día y una pérdida máxima diaria. En el caso de alcanzar alguno de los dos límites, dejamos de operar. Por ejemplo, 2 operaciones perdedoras seguidas o 40 puntos de pérdida al día. Si se cumplen alguna de estas dos condiciones, dejamos de operar.
 
Llegado este punto, dejando de operar una vez se cumplan una de estas dos premisas, es muy complicado que ese día acabe siendo un mal día de trading. Son cantidades o situaciones que se contemplan dentro de tu plan, y por tanto no supone ningún riesgo para tu cuenta (ni para tu moral) una pérdida prefijada de antemano.
 
El problema viene cuando no se respetan estas normas y entramos en una espiral de operaciones sin sentido ejecutadas bajo las órdenes del miedo y la ansiedad. Operaciones de apenas unos minutos o segundos, sin ningún tipo de rigor, y en las que solo al entrar ya dudas si la posición es correcta o no. Cada vela en tu contra te incita a cerrar esa posición y abrir otra en la dirección contraria. Todo esto no hace más que llevarte a la sobreoperativa y hacer que seas un gran cliente para el bróker. ¿Alguna vez has contado todo lo que has pagado en comisiones por operaciones sin sentido? Te sorprenderías.
 
 
¿Cómo seguir adelante?
 
Este se puede considerar el punto clave de este análisis, pues una vez hemos pasado nuestro mal día/s de trading, miramos el gráfico y nos arrepentimos de todo lo sucedido. No entiendes como no te has podido dar cuenta de lo que estaba pasando. Visto ahora, parece todo muy claro. Entretanto, has perdido una gran cantidad del saldo de tu cuenta que tantas semanas te había costado ganar. El esfuerzo de semanas tirado por la borda en una mañana de trading.
 
En este momento, el arrepentimiento y la frustración se apoderan de ti. Ya no por la pérdida en si, sino por saber que esa pérdida ha sido debida a una falta de disciplina y rigor con tu plan de trading. Sabes perfectamente lo que tienes que hacer, y no lo has hecho, te has faltado al respeto a ti mismo, y eso es lo que más duele.
 
Cómo he dicho en alguna otra ocasión, hay dos tipos de traders, los que han quemado una cuenta, y los que tienen que quemarla.
 
La valoración positiva de un mal día de trading es que podemos considerar ese día como el día en que tocamos fondo. Cómo su hubiéramos quemado nuestra cuenta y nos toca empezar de cero. A partir de ahí, dejo una serie de acciones que podemos realizar para volver a coger confianza en nosotros mismos:
 
–       Revisa tu plan de trading. Valora si estás cómodo con tu plan de trading. Si no es así, rehazlo. Crea uno nuevo, añade una pequeña variable, márcate nuevas normas. Y sobretodo, revísalo cada día antes de operar.
–       Reduce el tamaño de la posición. Se trata de coger confianza. Con un menor tamaño de la posición no estarás tan tenso, y podrás dejar correr tus operaciones. Los días siguientes a tu mal día de trading no se trata de ganar dinero, sino de recuperar la confianza.
–       Deja de operar. Un par de días o una semana. Tu mente tiene que “borrar” ese sentimiento negativo. Debes estar fresco y descansado. Esa desconexión es necesaria para coger fuerzas.
–       Lista tu errores. Es muy importante ser consciente de tus errores o sentimientos negativos para poder corregirlos. Haz una lista con ellos y establece un plan de mejora para cada uno de ellos.
–       Lee sobre psicotrading. Nos obsesionamos con la estrategia y nos olvidamos de trabajar nuestra mente. Trabaja el psicotrading o incluso lee libros o artículos psicología donde se traten síntomas relacionados con tus emociones al operar.
–       Contacta con tu mentor. El sin duda sabe por lo que estás pasando y tiene la experiencia y herramientas suficientes como para ayudarte. En ocasiones, solo con hablar y expresar lo que sientes, ya es suficiente.
–       Crea una rutina de trading, o rediséñala. Si no la tienes, créala. Si ya la tienes, añade algún aspecto o modifica algo en ella que te ayude a romper con la etapa anterior. Estamos ante un día que debe significar algún cambio en tu operativa, y debes hacerlo extensivo a las diferentes áreas que la acompañan.
 
 
Para vuestra tranquilidad, todos los traders hemos tenido este tipo de días, sobretodo en nuestros inicios. Y en algunos casos, desafortunadamente en mas de una ocasión. Como digo, esos días son necesarios para nuestro crecimiento como traders, pues sin duda nos hace mucho mas fuertes y nos aportan la experiencia necesaria para progresar en este largo camino.
 
Si algún día te ocurre este tipo de situación, no te lamentes por lo ocurrido, tómatelo como un aprendizaje, un “curso de trading express” con un coste bastante alto y realizado en un solo día, un peaje que tenemos que pagar en este sector, lo que sea. No te desanimes, sigue adelante, y sobretodo, aprende de ello y que no te vuelva a pasar.



Post tomado de www.invsting.com
Escrito por Fernando Arias.