Este artículo puede parecer más un escrito de psicología que no algo relacionado con el trading o los mercados. No obstante, como bien sabéis, el psicotrading es básico para desarrollarse y llegar a ser un trader ejemplar.

Desafortunadamente, es uno de los aspectos donde se pone menos foco de atención. El marketing del sector está centrado en la estrategia, o bien porque puede resultar realmente “aburrido” y complicado hacer una autocrítica y aprender a modificar determinado tipo de conductas. No obstante, nos gusté o no, es algo que debemos trabajar para conseguir la deseada consistencia.

El desarrollo como trader

Para mejorar nuestro proceso de desarrollo como traders, lo primero que tenemos que tener en cuenta es saber si somos sinceros con nosotros mismos. Como hemos comentado en varias ocasiones, el principal enemigo del trader no es el mercado, sino uno mismo. Tus miedos, tus dudas, tus expectativas e incluso tu forma de ser en tu vida diaria condicionan tu operativa, dejando a un lado cualquier tipo de estrategia o sistema de trading.

El hecho de ser sincero con uno mismo es un elemento clave para desarrollarte, y a la vez uno de los más difíciles de conseguir. De ese modo, en primer lugar debemos asumir nuestros errores y ser conscientes de cuáles son nuestros puntos débiles. Una vez identificados, es el momento de ponerse a trabajar en ellos.

Una herramienta clave para trabajar este tipo de factores es la visualización. Pongamos que uno de nuestros errores que queremos corregir (y de muchos traders con los que he trabajado), es la precipitación en sus entradas y la correspondiente sobreoperativa. Este es uno de los errores más comunes y qué más daño pueden hacernos, dado que con la precipitación y la sobreoperativa podemos incurrir rápidamente en unas pérdidas que están totalmente fuera de nuestro plan de trading y nuestra ventaja estadística. Estamos de acuerdo que hay pérdidas que como trader debemos asumir, pero hay otras que somos quien las provocamos por una gestión emocional incorrecta. Estas son el tipo de operaciones en las que debemos trabajar para evitar.

Cómo corregir tus errores

Una buena manera para combatir la sobreoperativa o la toma de decisiones arriesgada puede ser la visualización de las metas.

Para ello, debemos trabajar nuestra mente de una forma constante. Este tipo de técnica se utiliza mucho en el ámbito psicológico cuando se trata de corregir determinado tipo de conducta desadaptativa. El proceso de visualización consiste en imaginar la conducta deseada (llamada “meta”) previamente a entrar en los mercados. Dentro de tu rutina de trading, encuentra un momento en el que puedas “desconectar” 5 o 10 minutos antes de operar. En ese momento, debes intentar relajarte e imaginar como te gustaría que fuera tu operativa: pocas operaciones, entradas claras, etc. Imagina esa situación. Imagina como se mueve el precio, aparece la vela que tu estás buscando en el nivel que esperabas y empieza un largo movimiento a tu favor.

En el momento que estés en el mercado, actúa solo de la forma que has imaginado. El primer día será el más difícil, pero una vez conseguido, te darás cuenta que eres capaz de conseguirlo, y ese pensamiento positivo y de logro, hará más fuerte el cambio. Cada día que pase, tu cerebro asimilará con más fuerza el tipo de trader que quieres ser.

Paralelamente, para ayudar a reforzar esta situación, puedes autoimplicarte un “castigo”. La forma de trabajar esta segunda fase es aplicando un “y si no…” a la condición previa. Por ejemplo: Tengo un máximo de 3 operaciones por sesión. Y si no lo cumplo, mañana no operaré”. O algo mas general: “Debo operar tranquilo y con calma, y si no, acabaré perdiendo la cuenta y no podré operar más”.

En esta técnica, aparece el miedo. Miedo a perder algo (posibilidad de operar, dinero, etc). Ante situaciones de miedo, el cerebro responde con prioridad a las mismas, por lo que tenemos que dejarle claro qué pasará si no dejamos de actuar como venimos haciendo hasta ahora.

Como todo, este tipo de trabajo requiere una importante fuerza de voluntad. Cómo decíamos al principio, es habitual focalizar los esfuerzos (y el ánimo) en aprender nuevas estrategias, pero es muy difícil querer trabajar el tema psicológico, pese a que sabemos que es en el que la mayoría de traders falla.

Estos son solo algunas técnicas muy útiles para trabajar nuestro trading, pero podemos utilizar muchísimas más derivadas de todo el ámbito de la psicología. Como bien sabemos, psicologia y trading van siempre de la mano.